España: La situación política pone en riesgo el clásico entre Real Madrid y Barcelona

Inicio 16 de octubre de 2019
Con una convocatoria a marcha, en Catalunya el mismo día del juego, La Liga, piensa invertir el orden de los partidos entre Barça y Real Madrid y así lo ha pedido al Comité de Competición. Los clubs tienen hasta el lunes para presentar alegaciones al Comité, que tomará la decisión. El Barça no se pronunciará de momento ya que no lo ha tratado como club.
BARCELONA

Ante la complicada situación político-social que se vive en Catalunya tras la sentencia del ‘procés’ anunciada el lunes por el Tribunal Supremo, el diario As señala que La Liga ha planteado a Real Madrid y Barcelona que inviertan el orden de los Clásicos, y que el de la primera vuelta, previsto para el sábado 26 de octubre (13 horas de España) en el Camp Nou, se dispute en el Santiago Bernabéu para garantizar al máximo la seguridad.

Consultado por MD, al FC Barcelona aún no le ha llegado esta propuesta del club azulgrana aunque es el Comité de Competición quien debe decidir si hay un cambio de orden. LaLiga ha confirmado a este diario que lo ha pedido a la RFEF, de la cual depende el Comité de Competición. Los clubs tienen hasta el lunes para presentar alegaciones al Comité, que tomará la decisión.

 
El Barça no se pronunciará de momento al respecto ya que no lo ha tratado como club aunque le consta que LaLiga ha enviado la petición a la RFEF.

La situación política y judicial que condiciona a España

La histórica sentencia del "procé"s ya ha sido notificada a las partes. El Tribunal Supremo ha condenado el lunes a 13 años de prisión al ex vicepresidente de la Generalitat Oriol Junqueras por los delitos de sedición en concurso medial con malversación de caudales públicos, así como a 13 años de inhabilitación absoluta.

Para Raül Romeva, Jordi Turull y Dolors Bassa, la condena es de 12 años de prisión y 12 de inhabilitación, también por los mismos delitos de sedición con malversación. La sentencia cifra en prácticamente dos millones de euros el dinero público que los condenados por malversación destinaron al procés. A Carme Forcadell se le condena a 11 años y seis meses sólo por sedición; a Joaquim Forn y Josep Rull, a 10 años y seis meses también sólo por sedición. Finalmente, a los Jordis -Jordi Sànchez y Jordi Cuixart- el Supremo les impone nueve años por el mismo delito.

En la sentencia, de 493 folios, el tribunal desoye las peticiones de la Fiscalía que a lo largo de todo el procedimiento entendió que los líderes del procés cometieron un delito de rebelión al poner en jaque el orden constitucional con la declaración unilateral de independencia. La Sala considera que la violencia que tuvo lugar en las jornadas del 20-S y el 1-O no formó parte de un plan estructural para llevar a cabo la secesión de Cataluña.

Te puede interesar