“De un burro no se espera más que una patada"

Locales 24 de junio de 2020
“Por más grosera que sea una mentira, señores, no teman, no dejen de calumniar. Aun después de que el acusado la haya desmentido, ya se habrá hecho la llaga, y aunque sanase, siempre quedará la cicatriz”. Fue Jean-Jacques Rousseau quien colocó esta frase en la boca de un “famoso delator” y le cabe “más que bien” a esta oposición política que hace de la pandemia una campaña proselitista epistolar, propicia la anticuarentena y llama a defender los intereses de una empresa que saqueó el país y estafó a los chacareros, entre otras barbaridades.
5ef29fa00a5f8432446150

Mentiras y más mentiras, con el sólo objetivo de infundir miedo, de pisotear la investidura del mejor gobernador de la historia del Chaco y de faltar a una verdad que salta a todas luces. Hablan que quieren saber dónde están los fondos enviados por el gobierno nacional. ¿Acaso no leen los diarios, no se enteran de la realidad? ¿O viven en una dimensión paralela? Todas y todos conocen las innumerables obras de infraestructura gestionadas y ejecutadas en menos de seis meses –con la ayuda encomiable de la Nación- para poner a la salud de pie.

Hablan que el gobernador Capitanich quiere desviar la atención, poniendo en agenda la reforma constitucional. ¿Acaso no vieron ningún acto de campaña del gobernador el año pasado? ¿Tampoco lo escucharon cuando era intendente y ya propiciaba estas reformas? Y desde antes, incluso. Lo que plantea el gobernador es la oportunidad para que esto se concrete y demuestra su grandeza y su hombría de bien al bajarse de una potencial reelección. ¿Cuántos correligionarios están dispuestos a bajarse de un cargo o de una potencial candidatura?

Piden a Dios que los “proteja de su hipocresía”. Hipocresía fueron los cuatro años de gobierno anterior a nivel nacional y que en menos de seis meses se tuvo que revertir la mayor desinversión en la historia de la Salud Pública. Y apelando a su invocación, gracias a Dios que esta pandemia no nos tocó con un gobierno de derecha. Vale mirar acá cerca nomás, cómo la están pasando nuestros hermanos brasileros.

Hablan que, cuatro años atrás, el Hospital Perrando era un emblema de la salud en la región. ¿De verdad sostienen esto? ¿No les parece mucho ya? ¿Acaso no saben cómo estaba el nosocomio de cabecera regional y cómo está ahora? Salgan de sus oficinas, de sus estudios con aires acondicionados y en este veranillo de San Juan recorran el hospital. Está ubicado sobre avenida 9 de Julio, al 1000 aproximadamente.

Llaman al gobernador “súperhombre” y le piden humildad y que deje “de lado su soberbia”. Lo conozco y mucho a Coqui. Y en verdad, me sigue impresionando su capacidad de trabajo, a cada hora, todos los días, todo el año. En eso deberían imitarlo y dejar de lado la militancia epistolar.

Cuando uno cree que ya lo leyó todo, aparecen estas cartas abiertas de una oposición que se reinventa con mentiras y falacias, con una militancia epistolar, infundiendo temor y miedo a una comunidad ya de por sí sensibilizada por los efectos devastadores de esta pandemia. Pero nada más cierto de lo que decía mi viejo: “De un burro no se espera más que una patada”.

 

*Secretario del Consejo Provincial del Partido Justicialista

Te puede interesar