Es enfermero y se recupera de COVID-19: “Hay que tomar conciencia sobre la gravedad de la situación”

Locales 26 de junio de 2020
Ricardo Martínez, licenciado en Enfermería del staff del hospital Perrando, relata lo que pasó durante casi un mes de aislamiento y varios días de internación. Destaca “el trabajo arduo y riesgoso” del equipo COVID-19.
5ef5242ebf99f023351013

Ricardo Martínez es licenciado en Enfermería y hace diez años trabaja en el servicio de Hematología del Hospital Perrando. Mientras aguarda un segundo hisopado y el alta definitiva tras casi un mes de aislamiento y varios días de internación por el agravamiento de su cuadro de COVID-19, insta a profundizar todos los cuidados indispensables y subraya: “Hay que tomar conciencia sobre la gravedad de la situación”.

A través de una videollamada con el programa La Mañana Informativa de Chaco TV, desde su casa, relató: “Uno está acostumbrado a atender e internar personas, pero estar del otro lado fue una experiencia única. Como paciente fue algo por momentos dramático, porque pasaban los días y hubo momentos de perder los estribos y querer dejar la internación”.

El joven, que ya no presenta síntomas, resaltó luego: “Estoy muy ansioso por volver. El encierro provoca ciertas ansiedades. Uno está acostumbrado a trabajar. Nunca me pasó algo así más allá de saber el riesgo al que estaba expuesto”.

 

Aislamiento e internación

“Por desgracia y riesgo implícito del trabajo, contraje COVID-19”, contó en el inicio del diálogo. En su casa, Martínez se recupera luego de algunos días de internación. Allí aguarda el alta definitiva.

“Fiebre, dolores musculares y articulares causan mucho malestar. La falta de oxígeno en sangre me llevó a la internación”, indicó el profesional de la salud al relatar los síntomas que tuvo, que en su caso persistieron por quince días y que lo llevaron a estar internado una semana. “Voy por el día 25 (de aislamiento) y a la espera de un segundo hisopado y del alta”, relató, mientras dijo que los síntomas desaparecieron.

Luego, recordó que la enfermedad se puede presentar en dos formas: asintomática y sintomática, adoptando ésta última cuadros leves, moderados y graves. Al respecto señaló que en el caso de los casos leves se permite la recuperación en el ámbito domiciliario del paciente, pero si son casos moderados o graves, requieren internación.  

 

Los compañeros y el trabajo en equipo
 

Cuando recordó sus días de internación, y las dificultades por la ansiedad de pasar tanto tiempo allí, Martínez ponderó: “Por suerte estaban ahí mis compañeros y un gran compañero como el doctor (Miguel) Duré, con palabras de aliento para tener paciencia en la recuperación”. “Fui atendido por todo el equipo COVID-19, que estuvieron pendientes todo el tiempo”, dijo agradecido.

“El trabajo es en equipo, codo a codo”, afirmó, y subrayó que el sistema sanitario “puede colapsar” y cuenta con un número limitado de trabajadores. “No nos sobra nada, por eso se trabaja en equipo y tomando los máximos recaudos”, insistió.

“El propósito de la estrategia epidemiológica es controlar el contagio, y que no sean todos juntos”, explicó y sumó: “El trabajo que está haciendo el equipo COVID-19 es increíble. No tenemos nada que envidiar a otros lugares. Es arduo y riesgoso”.

 

Tomar conciencia
 

Por otra parte, pidió a la población tomar conciencia. “Animo a cumplir con el ABC de las medidas como el lavado de manos, uso de tapabocas, barbijo o mascarillas; el alcohol en gel no reemplaza al lavado de manos, que es más efectivo y debe hacerse completo hasta los antebrazos, y el distanciamiento social con más de un metro de distancia con otras personas”, enumeró entre las premisas centrales.

Te puede interesar