El INDEC anuncia la inflación más alta desde 1991

Nacionales 15 de enero de 2019
El instituto estadístico difundirá el Índice de Precios al Consumidor de diciembre.
172

Con la información de diciembre quedará conformada la línea completa que muestra cómo evolucionaron los precios a lo largo del año pasado. El Índice de Precios al Consumidor del último mes, se estima, será cercano a 2,5%, por lo que la inflación terminará siendo de alrededor de 48%. Será la cifra más alta desde 1991, cuando el país salía de la híperinflación. 

El ritmo de incremento general de los precios será de más del triple de lo que se esperaba a principio de año. Y eso tomando en cuenta que el Gobierno había ajustado su proyección de inflación a 15% anual durante el anuncio realizado el 28 de diciembre de 2017. Originalmente, la meta inflacionaria para el año que pasó era de 10%, con un margen de 2%.

Ese porcentaje fue defendido por el Banco Central durante los meses previos a esa fecha, aún a pesar de que las proyecciones privadas ya advertían que alcanzar ese objetivo iba a ser muy difícil. La recalibración a 15%, a su vez, corrió el arco de las expectativas de las consultoras y pasaron a estimar aún más inflación.

El consenso sobre la suba de precios, igualmente, terminó por saltar por los aires una vez que comenzó la corrida hacia el dólar, a fines de abril. Desde ese momento la inflación empezó un camino de aceleración que la llevó de 2,1% en mayo a 3,7% en junio.

Entre junio, julio y agosto, la inflación encontró un nuevo piso de 3%, lo que presagiaba, incluso, porcentajes más altos para los meses siguientes. El peor momento para la suba de precios tuvo lugar en septiembre, tras la última gran estampida contra el peso, que llevó por primera vez al dólar a costar $40.

Ese mes el IPC alcanzó al 6,5% mensual, una cifra que no se registraba desde abril de 2016, tras el salto del dólar por la salida del cepo cambiario y los primeros tarifazos de servicios públicos. En octubre desaceleró levemente hasta 5,4%, mientras que en noviembre la inflación fue de 3,2%.

El freno de los precios estuvo ayudado por la nueva política del Banco Central, que a través de una absorción furiosa de los pesos del mercado mantuvo bajo control el crecimiento de la base monetaria a costo de elevar la tasa de interés hasta niveles superiores a 73%, que tres meses después está 15 puntos porcentuales más abajo gracias a la mejora de las perspectivas.

 

Te puede interesar