Preocupación empresarial por el impuesto a la riqueza

Nacionales 17 de noviembre de 2020
El Foro de Convergencia Empresarial (FCE) manifestó su “preocupación” por el avance en la Cámara de Diputados del proyecto de ley a un nuevo impuesto “a las grandes fortunas” y calificó de “confiscatoria” a la iniciativa que será tratada hoy en una sesión especial de la Cámara baja (ver aparte). El proyecto es impulsado por el Frente de Todos. El campo, a través de la Mesa de Enlace, ya había dado su rechazo crítico.
camara-de-diputados-696x392

La entidad que nuclea a más de 60 cámaras empresarias y 25 organizaciones no gubernamentales, entre las que se encuentran la Asociación Cristiana de Dirigentes de Empresas (ACDE), la Asociación de Bancos de Argentina (ABA), la Asociación de Dirigentes de Empresas (ADE), la Cámara de Comercio de los EEUU en Argentina y la Asociación de Empresas Exportadoras de Servicios (Argencom), entre otras entidades.

En un comunicado de prensa, el foro empresarial sostuvo que “sorprende que en un momento en que se necesita promover la inversión privada para recuperar la actividad económica y generar empleo genuino, la Cámara de Diputados impulse un proyecto de ley que generará un efecto inverso” e “introduzca una discusión que vuelve a dividir a los argentinos”.

 
En esa línea, calificaron al llamado Aporte Solidario como una iniciativa “confiscatoria” porque “grava activos que ya son objeto de otros gravámenes y desconoce la realidad económica de los individuos, generando transferencias de recursos entre regiones productivas, centralizando aún más el poder en el ámbito nacional”.

Asimismo, el Foro advirtió que, de aplicarse la iniciativa, “no impactará sólo en las grandes fortunas” si no también en “activos que están afectados a la producción, afectando directamente la creación de trabajo y obligando a quienes deban tributar el impuesto a vender parte de sus bienes para poder hacerle frente”.

Mientras, el dueño y fundador del Banco Macro, Jorge Brito, lanzó una fuerte advertencia; manifestó que el llamado impuesto a las grandes fortunas creará “rebelión fiscal, desaliento de la inversión y éxodo de personas y empresas”.

El banquero dio su postura en una entrevista a Infobae., aunque aclaró que no discute el fondo del asunto -la necesidad del Estado de recaudar, y que paguen los que más tienen-, pero que considera a esta propuesta inadecuada.

LA POSTURA INDUSTRIAL
La Unión Industrial Argentina (UIA) propuso al Gobierno nacional y al Parlamento una serie de modificaciones al proyecto, que incluyen excluir de la base de imposición activos productivos y permitir dar por cumplido el aporte con un monto equivalente a inversiones productivas. Así lo hizo al expresar que la ley de Aporte Solidario “incrementa los problemas” que impiden la reactivación económica, y por su sesgo conceptual “descapitaliza a empresas que invierten, producen y sostienen el empleo”, en un documento que fue elevado al Gobierno y al Congreso.

El texto del trabajo alerta que “el proyecto no diferencia entre el patrimonio formado por capital productivo (empresas, máquinas y activos tecnológicos en el país) y aquél compuesto por activos financieros o inmuebles”, en una descripción que denominan desde una “visión productivista”.

Como resultado de esta medida “las empresas deberán destinar recursos afectados a la producción al pago de este aporte”, al destacar que el tránsito en esta pandemia “combina aumentos de la carga impositiva, disminución de la inversión, caída del empleo y del consumo con el consecuente desplome de la recaudación”.

Tras este análisis de los efectos que el empresariado considera afectará a la actividad productiva, la UIA propuso excluir de la base de imposición a las acciones o participaciones en activos productivos y permitir dar cumplimiento al monto de aporte requerido mediante un importe equivalente en inversiones productivas en el plazo de un año.

También plantea la posibilidad de incorporar las mismas exenciones que las que presenta el impuesto a los bienes personales, agregando la exención a Obligaciones Negociables de empresas argentinas para no afectar el ahorro en moneda nacional y en instrumentos públicos (que acaban de atravesar un proceso de renegociación)

Los industriales propusieron incorporar un mínimo no imponible y corregir las alícuotas para evitar tratamientos desiguales.

“El proyecto de ley del Aporte solidario y extraordinario para ayudar a morigerar los efectos de la pandemia” incrementa los problemas que impiden la reactivación económica, afectando profundamente al sector productivo”, cuestionó el documento de la UIA.

Así, cree que el sistema tributario “debe incentivar la reactivación económica, inversión y la generación de empleo”, aunque enfatizó que “el proyecto en cuestión va en sentido contrario”.

Te puede interesar