Coronavirus en Brasil: Río de Janeiro decretó toque de queda nocturno y cierre comercial total en sus playas

Nacionales 04 de marzo de 2021
Las nuevas restricciones entrarán en vigor este viernes y serán por una semana.
multimedia.normal.bfaaf6633e384f66.62726173696c5f706c6179615f72696f206465206a616e6569726f5f6e6f726d616c2e6a7067

Río de Janeiro es una de las ciudades de Brasil más golpeadas por el coronavirus y es por eso que este jueves, decretó un toque de queda nocturno y el cierre de cualquier tipo de actividad comercial en sus playas durante una semana, para intentar frenar el avance de la pandemia, que está en su peor fase en todo el país.


Las nuevas restricciones entrarán en vigor a partir de este viernes y se mantendrán vigentes al menos hasta el día 11, según publicó en el Diario Oficial la Alcaldía de Río, que podría prorrogarlas si la crisis sanitaria no reduce su intensidad.

“Queda prohibida la permanencia de personas en las calles, áreas y plazas públicas del municipio entre las 23:00 y las 05:00 horas”, indicó el texto.

La Alcaldía también suspendió el comercio y la prestación de servicios en las playas, así como en los paseos marítimos de la ciudad, que en condiciones normales es bastante intenso.
Ello incluye el cierre temporal de los puntos de venta ambulantes, chiringuitos y mercados de artesanías, con la intención de desincentivar la llegada de bañistas, que en las últimas semanas han copado las playas cariocas.

 

“Todas las medidas tienen un objetivo principal: evitar en 2021 el genocidio que Río tuvo en 2020. En 2020 murió el doble de personas en Río que en San Pablo, que tiene el doble de población”, explicó el alcalde de la ciudad, Eduardo Paes, en una rueda de prensa.

Paes también manifestó que la adopción de estas restricciones buscan “evitar el cierre total” de la capital fluminense.
El decreto también limita el horario de funcionamiento de bares y restaurantes, que a partir de mañana estarán obligados a cerrar a las 17, y el aforo, reducido al 40 % del total.

La ciudad de Río de Janeiro, que registra hasta la fecha cerca de 210.000 casos y 19.000 muertes por coronavirus, vive un preocupante repunte en el número de contagios y hospitalizaciones que amenaza con colapsar su sistema de salud, como ya ha ocurrido en otros puntos del país.

Te puede interesar