Ante la llegada de una cepa brasilera a Corrientes, el director del Perrando pide endurecer controles en el puente

Provinciales 23 de marzo de 2021
Este lunes se confirmó que en Ituzaingó, Corrientes, ya hay presencia de una cepa brasileña de coronavirus que no es mortal, pero sí más contagiosa.
corrientes-696x465

Varias muestras habían sido enviadas al Instituto Malbrán, para que desde allí confirmen si se trataba de la cepa conocida como Manaos. Finalmente los estudios arrojaron como resultado que no se trataba de esa derivación, pero sí de otra brasileña conocida como la de “Río de Janeiro”.
 
El ministro secretario General de Corrientes, Carlos Vignolo, precisó que “no es de alta mortalidad, pero sí se contagia de manera acelerada”, mientras que afirmó que “hay preocupación por las localidades fronterizas como Ituzaingó, Paso de los Libres o Monte Caseros”.
 
En este sentido, la preocupación llega también a Chaco, provincia vecina y de mucho tráfico compartido con Corrientes. Es por eso que el director del Perrando, Daniel Pascual, dijo que ven la situación correntina “con mucha preocupación”.
 
“Es la cepa brasilera que estamos tratado que no entre a Argentina pero si no se toman las medidas epidemiológicas y sanitarias, va a empeorar la situación”, analizó Pascual en diálogo con Radio Nordeste, a la vez que marcó también que “todos sabemos que cuando venga el frío va a volver a crecer de forma exponencial”.

Para el profesional de la salud, algunas de las medidas necesarias son el “testeo a todo el mundo que quiera ingresar a la provincia” y “volver a hacer lo que hizo Chaco la vez pasada, o sea traer los médicos de Corrientes que trabajan en Pediátrico y Perrando a hoteles, cosa de evitar el pase diario”. “Volver a las medidas de estricto control”, sintetizó.
 
De igual manera, expresó que “después las autoridades verán lo que es el tránsito comercial, educativo, que tienen las dos provincias”.
 
“Mientras esté en Ituzaingó y se pueda controlar... Si se cierra Ituzaingó es una alternativa interesante para impedir la diseminación”, consideró, aunque aceptó que aplicar nuevas medidas de restricciones más duras “es difícil, ya llevamos un año y pico y va a haber una resistencia importante en la gente para volver a establecer controles estrictos”. “No podemos andar repartiendo palo, además de tener que preocuparnos por la pandemia”, cerró.

Te puede interesar